1.9.- DESCONEXIÓN

El último de los nueve requisitos previos para afrontar la tarea de Ser Comercial es el de saber descansar. Hay personas que no saben descansar, que no saben aparcar, por momentos, su actividad laboral. En cualquier actividad, eso es un obstáculo importante, pero lo es más aún en el mundo de las ventas por tratarse de una actividad altamente repetitiva.

Vamos una y otra vez a diferentes clientes con un mismo producto, con una misma idea y, aunque cada acción de venta debe ser distinta a la anterior, no cabe duda que la repetición del mensaje se puede apoderar de nuestra mente llevándonos a la monotonía e, incluso, a la desidia.

Como dijera Ovidio, “todo género de vida, sin descanso alternativo, no es duradero”. Y nosotros queremos hacer de la venta una actividad profesional que nos dure toda la vida.

En el descanso, además, es donde se produce el progreso, donde surgen nuevas ideas, donde recuperamos la energía. Este concepto lo tienen perfectamente bien aprendido los entrenadores deportivos. La musculación sin descanso llega pronto a un punto de saturación (incluso a la lesión). Sin embargo, el binomio ejercicio-descanso potencia y acelera el desarrollo de la musculatura.

Yo recomiendo a los comerciales hacer tres tipos de descanso: descansos durante el trabajo (ejercicios de relajación, por ejemplo, o cualquier otra actividad que nos distraiga momentáneamente), descansos al terminar la jornada (practicando algún tipo de hobby) y descansos que duren varios días (fin de semana, vacaciones, etc).

El descanso, a nivel laboral, es sinónimo de mayor productividad. Todos los estudios apuntan en la misma dirección: la clave para ser productivo está en la capacidad de desarrollar todas y cada una de las áreas que conforman la vida de cualquier persona (la salud, la familia, el ocio, la formación, la espiritualidad y la profesión).

DESCANSO VS. DESCONEXION

A veces basta con descansar. En otras ocasiones, sin embargo, se precisa una desconexión absoluta del trabajo para poder reemprenderlo con nuevos bríos.

Si acudimos al diccionario observaremos la radical diferencia entre estas dos acciones. Descansar es hacer una pausa en el trabajo o en otra actividad para recuperar fuerzas. Desconectar es hacer que un sistema mecánico o eléctrico deje de tener contacto con una fuente de energía y se interrumpa su funcionamiento.

Cuando un comercial observa que el descanso ya no le basta para recargar las pilas, entonces debe optar por la desconexión absoluta. Y debe hacerlo a través de alguna actividad que capte todo su interés: cine, música, deporte, copas, voluntariado…

Por un momento o por unos días o por un mes incluso (en el periodo vacacional) debemos entregarnos al concepto de la No-Productividad, al desorden, a la falta de planificación, a la ausencia de objetivos, al impulso, a la improvisación… como si no hubiera un mañana. A veces, en la vida hay que soltar un exabrupto y decir: pero qué coño! Y hasta para eso hay que tener estilo, hay que ser elegante.

IMPORTANCIA DE LOS HOBBIES

Cuando una persona hace algo que le gusta su cerebro segrega “hormonas de la felicidad” (endorfina y serotonina). Así pues, tener un hobby contribuye a mejorar nuestra salud mental. Pero no sólo eso. Un hobby también ayuda a mejorar nuestras destrezas y capacidades.

Es decir, un hobby es nuestro mejor “tres en uno”. Potencia lo físico, equilibra lo mental y, además, nos desconecta.

El cine, la literatura, el arte, la fotografía, el deporte, los viajes, las tertulias, los paseos… Cada quien puede elegir el suyo propio, aquel con el que más conecta con su “yo interior” o aquel con el que más se “descojona”. Sólo hay un requisito: que sea algo ajeno al trabajo.

Por un momento al día o a la semana dedícate a contemplar el sexo de los ángeles. Te aseguro que tu jefe te lo agradecerá.


CURSO GRATUITO COMERCIAL

Continuar con el siguiente apartado del curso SE COMERCIAL ….

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”

John Steinbeck